10.- BONNIE Y CLYDE

¿Puede existir algo más romántico que una pareja de jóvenes amantes que cometen una ola de asesinatos durante la Gran Depresión? Tal vez sí, pero de todas formas Faye Dunaway y Warren Beatty se ven espectaculares como el mortífero dúo en este filme de 1967. Para ellos, el sexo y romance están inextricablemente ligados al crimen y la violencia, y cuando finalmente son abatidos por la policía en la última escena, Bonnie y Clyde parecen alcanzar un grado supremo de satisfacción mientras son acribillados por docenas de proyectiles.

 

9.- OCEAN’S 11

En este filme, Danny Ocean y sus diez cómplices hacen que atracar varios casinos de Las Vegas parezca cosa fácil. Remake repleto de tecnología, de una cinta del mismo nombre protagonizada por Frank Sinatra y sus amigos en 1960. Esta inteligente película de acción es un raro ejemplo de que una adaptación puede ser  tan buena como la versión original. Es emocionante, cool y astuta, y con Brad Pitt, George Clooney y Andy García como parte del elenco, resulta una obra maestra para buena parte del público.

 

8.- CONTACTO EN FRANCIA 

Uno de los mejores dramas sobre crimen de todos los tiempos, este filme es acerca de un par de policías neoyorquinos que tratan de interceptar un gran cargamento de droga que llega desde Francia. Presenta una deslumbrante fotografía, actuaciones de primera y la que posiblemente sea la mejor secuencia de persecución automovilística en la historia del cine.

 

7.- RESERVOIR DOGS 

Como todas las cintas de Quentin Tarantino, Perros de reserva contiene mucha violencia, diálogos memorables e innumerables referencias a la cultura pop. Es la historia de siete criminales que sólo se conocen entre ellos por sus apodos basados en colores (el Sr. Naranja, el Sr. Rosa, etc.), pero que planean dar el golpe de sus vidas al asaltar una joyería. Cuando las cosas no salen conforme a lo planeado, los personajes se enfrentan unos contra otros y se desata un baño de sangre. Esta es la película de criminales machos por excelencia, llena de lenguaje altisonante, posturas pendencieras y un profundo desprecio por la vida humana.

 

6.- EL HALCÓN MALTÉS 

Una de las mejores películas de todos los tiempos, El halcón maltés cuenta una intrincada historia de codicia, lujuria, traición y asesinato. También presentó al mundo entero el personaje de Sam Spade, el perspicaz y endurecido detective privado interpretado por Humphrey Bogart. Convertido casi instantáneamente en un personaje clásico, Bogart es la perfecta encarnación de un investigador profesional tan amargo como idealista, y que no titubea en jugar para ambos lados con el fin de resolver un caso.

 

5.- TARDE DE PERROS 

Se necesita un tipo muy especial de criminales para perpetrar un asalto bancario como manera de financiar una operación de cambio de sexo, pero Sonny y Sal no son hampones comunes y corrientes. Cuando se percatan que el banco que han elegido tiene muy poco efectivo en la bóveda, toman un rehén para negociar su salida del país. Lo que se desata a continuación es nada más y nada menos que un auténtico circo mediático, que encuentra su momento cumbre en la célebre escena en la que Sonny sale a la calle gritando “¡Attica!”. Tarde de perros ganó el Oscar al Mejor Guión Original.

 

4.- SCARFACE 

Este es un filme que contiene un increíble exceso de droga, sexo y violencia, todo ello conjuntado en la diabólica interpretación del “Sueño Americano” por parte de un criminal. Ambientada a principios de los años ochenta, la película presenta a sus personajes maravillosamente caracterizados con trajes de poliéster, y peinados en capas. Al Pacino lleva el rol estelar interpretando a Tony Montana, refugiado cubano que llega a ser un gran capo de la droga, y su desmesurada actuación es absolutamente brillante; imitada por muchos pero igualada por nadie. Su ascenso al poder como narcotraficante en Miami es tan vertiginoso como su espectacular caída, en medio de una lluvia de balas digna del más fiero combate de la Segunda Guerra Mundial.

 

3.- GOODFELLAS

Ninguna lista de filmes sobre el crimen que se respete podría estar completa sin esta cinta, basada en la historia real de Henry Hill, mafioso estadounidense convertido en informante del FBI. Maravillosamente interpretado por Ray Liotta, Hill entra al mundo del crimen organizado desde temprana edad, y muy pronto forma parte de una de las pandillas más violentas y exitosas de su comunidad. Para su desgracia, se engancha en una terrible adicción a la cocaína, por lo que es expulsado del “negocio”. En ese momento decide ingresar al programa de testigos protegidos del gobierno y proporcionarles información. El estupendo elenco también incluye a Robert De Niro, Joe Pesci y Paul Sorvino, y fue dirigido por Martin Scorsese.

 

2.- PULP FICTION 

Por sí sola, esta película fue capaz de revivir el film noir en todo el mundo cuando se estrenó en 1994. La historia, narrada de manera no lineal, combina el relato de dos ya no tan jóvenes sicarios con los de la infiel esposa de un gángster y una pareja de amantes/asaltantes de medio pelo dispuestos a jugarse el todo por el todo. A menudo referenciada como una comedia negra, la cinta es tan inteligentemente divertida como brutalmente violenta.  Por si fuera poco, el elenco es un recorrido virtual por el Paseo de la Fama de Hollywood, incluyendo a John Travolta, Bruce Willis, Samuel L. Jackson y Uma Thurman. Ganó el Oscar a Mejor Guión Original.

 

1.- EL PADRINO Y EL PADRINO II 

El primer lugar es en realidad un empate. Ambos filmes comparten la cima del conteo a las mejores películas sobre crimen de la historia. Ambos sobresalen en todos los elementos esenciales de una obra del género, lo que hace que otros trabajos sobre el tema sean severamente juzgados: guión excelente, gran elenco, trama apasionante, dirección impecable (de Francis Ford Coppola) y extraordinaria fotografía. Fue una decisión difícil colocar a las dos cintas en el mismo nivel dentro de la lista, pero consideramos que entre ellas hay suficientes momentos de pura maravilla cinéfila como para llenar las nueve posiciones restantes. Asimismo, entre el original y su secuela hay nexos indisolubles que van más allá de una simple línea argumental, y muy probablemente son dos de las mejores películas de todos los tiempos.