¿Qué es el lavado de cerebro? Foto
©ThinkStockImages

Por Pablo Huerta.

Lamentamos decirte que estás programado. Al igual que una computadora, tu cerebro ha sido ‘manipulado’ desde recién nacido. En él se han acumulado instrucciones internas –esas impresas en el ADN humano- y sociales, educativas y familiares, entre otras. Cada situación vivida es una nueva línea de código que programa y condiciona tu comportamiento presente y futuro. Esto no quiere decir que no seas libre, quiere decir que tu libertad es conceptual, no absoluta.

Esta programación sucede en buena medida a nivel inconsciente, ni cuenta te das pero tu cabeza está agregando ‘kilobytes’ de información al disco rígido. Y sobre todo ocurre a temprana edad, cuando más datos tenés que recibir porque de ello depende tu supervivencia.

¿Es posible que se borre esa programación? En teoría no, pero ocurre en la práctica que sí es posible ‘reprogramar’ a alguien, dejando de lado lo aprendido y enseñando desde cero un nuevo rol. Las víctimas son personas a quienes, como se dice popularmente, les “lavaron el cerebro” y terminaron cometiendo actos impensados.

¿QUÉ ES EL LAVADO DE CEREBRO?

Por definición consiste en la aplicación de diversas técnicas de persuasión, coercitivas o no, mediante las cuales cambiar, en mayor o menor grado, las creencias, conducta, pensamientos y comportamiento de un individuo o sociedad, con el propósito de ejercer sobre ellos reconducciones o controles políticas, religiosas y cualquier otro.

¿QUIÉNES LO EJERCEN?

Se pueda dar a nivel grupal, individual o estatal.

A nivel grupal, el concepto de lavado de cerebro suele estar asociado a partidos políticos y sectas religiosas que atraen a personas de carácter débil que necesitan encontrar un sentido a sus vidas. Estos grupos proveen de un entorno y un propósito que son abrazados por el sujeto y que pueden en el mediano plazo cambiar por completo la personalidad del nuevo miembro. En casos extremos, estos pueden vivir dentro de comunidades y perder todo contacto con sus seres queridos y con su rutina pasada. Se convierten en personas nuevas.

También puede darse el caso de que suceda entre individuos. Que una persona ame tanto a su pareja que deje de pensar por cuenta propia y dependa de las decisiones de ésta. Estos sujetos terminan perdiendo su vida anterior, convencidos de que tomaron la decisión por cuenta propia, cuando en verdad fueron sometidos a un condicionamiento externo lento e implacable que concluyó en la sumisión.

Por último está el caso de cuando el control del pensamiento se da en sociedades totalitarias o en democracias con un alto contenido propagandístico. En el primer caso se utiliza el secuestro y la tortura como método. En el segundo caso, el gobierno ejerce un control del pensamiento social mediante el control directo de los medios masivos de comunicación y el sistema educativo.

En cualquiera de los casos anteriores, la violencia física o verbal es eventualmente usada para confirmar una jerarquía de superioridad entre el lavador y el lavado.

CASOS FAMOSOS

Entre los casos actuales podemos mencionar a nivel estatal, lo que ocurre en China y Corea del Norte, donde se condicionan severamente las elecciones de la población y los opositores son perseguidos, al igual que ocurría en los estados fascistas del siglo pasado.

A nivel religioso, la cienciología encabeza la lista de las consideradas sectas peligrosas, con varios famosos entre sus miembros: Tom Cruise, John Travolta, Kristie Alley y Nancy Cartwright –la voz de Bart Simpson-, entre otros.

Un episodio reciente que llegó a los medios es el del actor Angus T. Jones, de Two and a Half Men, cuya madre declaró estar muy preocupada por la relación de su hijo con la iglesia Forerunner Chronicles. Sobre todo luego de que el muchacho le pidiera en un video a sus fanáticos que no vieran más el show de televisión, porque violaba los preceptos de la Biblia.

¿Quieres conocer más sobre personas que han sufrido un lavado de cerebro? No te pierdas MANIPULADOS, los viernes a las 9 PM.