A todo mundo le fascinan los gemelos —especialmente si son malvados. Historias criminales cometidos por este tipo de “parejas”. Ilícitas andanzas de hermanos fuera de control, desde aquéllos que se acuestan con la pareja del otro y luego la asesinan, hasta los que deciden intercambiar identidades para cometer algún fraude.